Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Scruff rechaza vender los datos de ubicación de sus usuarios

Scruff rechaza vender los datos de ubicación de sus usuarios
Artículos Internacional
El seguimiento telefónico está en auge, pero la aplicación de citas gay Scruff no quiere ser parte de él. Sin embargo, los datos de ubicación son un gran negocio, y ahora están en el centro de los esfuerzos para estudiar la propagación de COVID-19. ¿Pero quién tiene el control?

Hace unos años, un tipo particular de correo electrónico comenzó a aparecer en la bandeja de entrada de Eric Silverberg, cuya aplicación de citas gay, Scruff, permite a los miembros buscar posibles coincidencias que estén cerca. Eran lanzamientos de corredores de datos de ubicación que le decían al CEO que estaba sentado en un lucrativo tesoro de información del usuario.

“Quería comunicarme porque noté que Scruff actualmente tiene la función de ubicación instalada en su aplicación y pensé que sería beneficioso para nosotros conectarnos”, escribió un vendedor de uno de los corredores, X-Mode, en un correo electrónico de septiembre de 2018, en el que ofreció pagar a Scruff hasta $ 100,000 por los datos de ubicación de sus usuarios.

X-Mode envió cinco correos electrónicos adicionales en los cinco meses que siguieron. Y en los últimos 18 meses, al menos media docena de otros corredores se han comunicado con al menos 33 solicitudes separadas.

“Es como la formación de hielo (cero calorías) en el pastel”, escribió un vendedor de la compañía canadiense de datos móviles Tutela Technologies en julio pasado, promocionando los ingresos sin esfuerzo que podría generar la venta de datos de ubicación de los usuarios.

Silverberg no estaba interesado. Él dice que nunca respondió a los correos electrónicos, copias de los cuales revisó el Protocolo.

“Nuestra comunidad es muy sensible a este tema del intercambio de datos”, dijo Silverberg. “Hay países en todo el mundo que criminalizan los actos entre personas del mismo sexo”.

El dilema que enfrentó se vio aliviado por la pandemia de coronavirus, que arrojó luz sobre el poder de los datos de ubicación extraídos de los teléfonos celulares, un proceso que los consumidores habilitan cuando usan aplicaciones y que permite que esas aplicaciones brinden servicios específicos y anuncios. Israel, China, Singapur y Corea del Sur están utilizando datos de ubicación para rastrear a los enfermos con COVID-19. En Europa, los operadores de telefonía móvil comparten datos con las autoridades sanitarias de Italia, Alemania y Austria para ayudar a combatir el virus.

Así, también, en los EE. UU., Tanto las empresas privadas como el gobierno están explorando cómo aprovechar el movimiento de los teléfonos celulares para rastrear y estudiar la propagación. Google exhibió su vasto depósito de datos de ubicación la semana pasada cuando lanzó los Informes de Movilidad de la Comunidad, que muestran el cumplimiento de las advertencias y restricciones de movimiento COVID-19 en 131 países y en todos los condados de Estados Unidos.

(Google ha lanzado “datos de movilidad” (seguimiento de ubicación) para varios países que muestran cómo hemos cambiado nuestros movimientos. Aquí está Londres.)

Al mismo tiempo, los funcionarios federales, los investigadores de la policía y los agentes de inmigración están aumentando en silencio el uso de los datos de ubicación de las personas para hacer cumplir las leyes y detectar amenazas, a veces con órdenes de detención y otras no. Protocol informó el mes pasado que una compañía de Virginia, Babel Street, vendió el acceso a vastas memorias caché de datos al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, Aduanas y Protección Fronteriza y al Servicio Secreto, y tal vez a otros.

Lo que esto significa es que, en algunos aspectos, los desarrolladores de aplicaciones como Silverberg están en la vanguardia de los avances tecnológicos que podrían revolucionar la lucha contra el crimen, el seguimiento de enfermedades y otros campos, aunque con enormes implicaciones para la privacidad personal. Los mismos datos de ubicación que permiten a los consumidores encontrar restaurantes y fechas cercanas pueden respaldar un estudio sobre si las personas están distanciadas socialmente o si están investigando un secuestro.

Además, muchas de las compañías que lanzaron repetidamente Silverberg están proporcionando los datos que se utilizan para mapear la propagación del coronavirus. Los lanzamientos que recibió ofrecen una ventana sobre cómo se mueven estos datos.

Fiestas en la playa y mapas de calor

X-Mode, por ejemplo, proporciona datos de ubicación a la compañía de análisis de datos Tectonix, que el 24 de marzo publicó un mapa ampliamente visto que muestra cómo los que salieron de primavera en las playas de Florida volvieron a sus hogares en todo el país en los días siguientes. X-Mode y Tectonix, que tiene contratos con el Pentágono, han publicado mapas de calor similares que muestran la propagación del virus en China, Italia y el estado de Washington, lo que demuestra su alcance global.

X-Mode también es la fuente de datos de ubicación que el contratista de defensa Culmen International está utilizando para mapear la propagación del virus para las agencias federales, según Culmen. Otro corredor de datos que lanzó Silverberg 16 veces en un período de 18 meses, Cuebiq, proporcionó datos de ubicación utilizados por The New York Times para mapear el cumplimiento de las órdenes de refugio en el país.

(¿Quiere ver el verdadero impacto potencial de ignorar el distanciamiento social? A través de una asociación con @xmodesocial, analizamos ubicaciones secundarias de dispositivos móviles anónimos que estaban activos a un solo pie de distancia. Lauderdale beach durante las vacaciones de primavera. Aquí es donde cruzaron los Estados Unidos.)

X-Mode dice que cumple con las leyes, incluida la Ley de Privacidad del Consumidor de California, que entró en vigencia este año, y la ley de privacidad de 2 años de la Unión Europea. Ambos requieren que las compañías obtengan el consentimiento de los usuarios para compartir sus datos y requieren diversos grados de transparencia sobre cómo usan esos datos.

Un portavoz de X-Mode dijo que la compañía ayuda a los desarrolladores de aplicaciones a “monetizar sus aplicaciones sin anuncios” y “continuar invirtiendo en el éxito y el crecimiento de sus aplicaciones”.

Tectonix, Culmen y otras compañías que trabajan con datos de ubicación dicen que la información es anónima, con usuarios marcados por códigos en lugar de nombres. Sin embargo, los estudios académicos han cuestionado si los esfuerzos para garantizar la privacidad se mantienen en ciertas aplicaciones. Los investigadores del Imperial College de Londres, por ejemplo, descubrieron que podían identificar de manera única al 95% de las personas en un conjunto de datos con solo cuatro puntos de datos de tiempo y lugar.

La decisión de Silverberg fue influenciada por el hecho de que los problemas de privacidad pueden ser particularmente sensibles para los usuarios de Scruff. En al menos 68 países, la homosexualidad es un delito, y en algunos, la mera presencia de una aplicación de citas gay en un teléfono es ilegal. Silverberg sabía que para muchos de sus clientes, la identificación por parte de una agencia gubernamental podría significar prisión o algo peor.

Entonces, en 2018, cortó los lazos con las industrias de datos y publicidad digital, dos de los mayores impulsores de ingresos en la economía de las aplicaciones. Rechazó docenas de lanzamientos de compañías como X-Mode que ofrecían comprar los datos de sus usuarios directamente. Y dejó de hacer negocios con corredores de publicidad de terceros, que de manera similar exigen una gran cantidad de datos de usuarios a cambio de dólares publicitarios.

Funcionó, dijo. Gracias a los ingresos por suscripción y a la división de publicidad interna de Scruff y las operaciones de análisis de datos recientemente construidas, Scruff ha visto multiplicarse por cinco los ingresos por publicidad. El camino de Silverberg podría ofrecer lecciones para algunos de los miles de desarrolladores de aplicaciones que luchan por monetizar sus productos mientras navegan por el panorama de privacidad en rápida evolución.

“No es necesario recurrir a agentes de publicidad externos”, dijo. “Ese es el mensaje para los creadores de aplicaciones en todo el mundo. No tenga miedo de vender anuncios. Puede hacerlo. No necesita que Google o un tercero lo haga por usted”.

Mucho dinero, poco esfuerzo

Silverberg lanzó Scruff en el verano de 2010 desde su apartamento en West Village. El auge de las aplicaciones móviles apenas estaba despegando, impulsado por la proliferación de teléfonos inteligentes, y lo que comenzó como un proyecto paralelo rápidamente se convirtió en un trabajo de tiempo completo, ya que Scruff se estableció como un competidor popular para Grindr.

Sin embargo, el rápido crecimiento también significó un rápido aumento de los costos, principalmente para comprar espacio en el servidor para ejecutar la aplicación, desde unos pocos dólares por mes hasta $ 100 por día. “Nos apresuramos a encontrar cualquier fuente de ingresos que pudiéramos”, dijo Silverberg.

Se dirigió a varias firmas publicitarias de terceros, pero aumentaron las frustraciones. Los anuncios perjudicaron la experiencia de los usuarios, sintió, y con frecuencia sirvieron como vectores para el correo no deseado. Y los ingresos que generaron los anuncios fueron menos de lo prometido.

“Todos tenían grandes promesas de cuánto dinero podría ganar que nunca estuvieron cerca de reunirse”, dijo Silverberg. “Nuestro tráfico aumentaría y nuestros ingresos bajarían. Simplemente no tenía sentido”.

Las preocupaciones de privacidad no eran tan prominentes en la industria entonces. Los teléfonos inteligentes aún no estaban lo suficientemente extendidos como para proporcionar suficientes datos de ubicación para que fueran útiles, y las herramientas analíticas no eran tan avanzadas. Pero hace unos tres años, esto comenzó a cambiar. Fue entonces cuando los corredores de datos comenzaron a aparecer en la bandeja de entrada de Silverberg.

Las compañías de las que nunca había oído hablar le ofrecieron cientos de miles de dólares solo para incorporar unas pocas líneas de código de software en la aplicación de Scruff que aumentaría los movimientos de los usuarios y otros datos. Los vendedores colgaban ingresos sin esfuerzo, con poco impacto en la experiencia de los usuarios, las velocidades móviles, los costos de uso de datos o la duración de la batería, así como análisis útiles sobre cómo los usuarios interactuaban con la aplicación.

Los datos fueron anonimizados, las compañías aseguraron a Silverberg, pero él tenía sus dudas. En muchos casos, dijo, la información obtenida vino con otros detalles sobre los usuarios de Scruff, como las direcciones de correo electrónico y las ID de dispositivos móviles, que podrían usarse para identificar a los usuarios individuales.

X-Mode fue uno de los más agresivos en la búsqueda del negocio de Scruff. Desde septiembre de 2018 hasta febrero de 2019, sus representantes de ventas enviaron seis correos electrónicos de lanzamiento a Silverberg. Tres semanas después de que su oferta de pagar $ 100,000 por los datos de ubicación de los usuarios de Scruff quedaran sin respuesta, X-Mode contactó nuevamente.

“Este trimestre estamos ofreciendo buenas tarifas para una integración de SDK”, dijo el vendedor, refiriéndose a la incorporación de código de software. Tres semanas después de eso, llegó un tercer lanzamiento, este con una hoja de cálculo de ingresos proyectados.

La gran propagación

X-Mode tiene sus raíces en 2013, cuando el fundador y CEO Joshua Anton creó Drunk Mode, que evitó que los usuarios marcaran borrachos, haciendo llamadas telefónicas de las que luego podrían arrepentirse. La aplicación era popular en los campus universitarios y pronto agregó nuevas características como Find My Drunk, que permitía a los amigos mantenerse al día. En 2015, X-Mode comenzó a vender sus datos de ubicación.

Hoy, la compañía es uno de los mayores proveedores de datos de ubicación no procesados. Enumera 140 empresas que compran sus datos, luego los procesan y analizan para satisfacer sus necesidades. Si bien Silverberg rechazó las ofertas de X-Mode, los desarrolladores de más de 400 otras aplicaciones móviles utilizadas por más de 60 millones de personas se han registrado para vender a la empresa los datos de ubicación de sus usuarios, según el sitio web de X-Mode.

“Tienes tantas aplicaciones en la tienda de aplicaciones que necesitan desesperadamente monetizar sus aplicaciones de alguna manera”, dijo Christoph Tavan, quien solía dirigir una empresa de tecnología publicitaria y ahora es CTO de Contentpass, una empresa alemana que construye un anuncio sin publicidad. , modelo de internet por suscripción.

Aunque a menudo es difícil saber qué aplicaciones están vendiendo datos de ubicación y cuáles no, las lecturas cuidadosas de las políticas de privacidad de la aplicación en algunos casos ofrecen una pista. Uno de los desarrolladores con los que se ha asociado X-Mode es Kelly Technology, que tiene 16 aplicaciones móviles, incluidas aplicaciones de acondicionamiento físico como HIT Log, aplicaciones meteorológicas como Earth ++ y WeatherMatch, y una aplicación de exploración espacial llamada NASA Now. Kelly Technology no respondió a las solicitudes de comentarios.

Muchas de las compañías que compran datos de ubicación de X-Mode comparten datos, a su vez, con sus propias listas de socios y clientes, lo que significa que compartir datos con X-Mode puede ser el primer paso en la difusión de esos datos a un número indeterminado de otras compañías.

Uno de los socios de X-Mode, la empresa alemana AdSquare, que cuenta con un banco de datos de 450 millones de perfiles de usuarios de más de 120 proveedores de datos, enumera 45 socios con los que podría compartir datos en 11 países. Uno de esos socios, Criteo, comparte datos con 99 socios y está siendo investigado por el regulador de privacidad francés CNIL. Criteo dijo que estaba cooperando y que no había hecho nada malo.

Otras aplicaciones de citas, incluido el principal competidor de Scruff, han sido criticadas por compartir los datos de los usuarios. Un informe del 14 de enero de los investigadores europeos de privacidad Wolfie Christl y Zach Edwards dijo que Grindr compartió datos detallados de los usuarios, incluidas direcciones IP, ubicaciones de GPS, edades y géneros, con muchas empresas de publicidad de terceros, principalmente a través de la filial de tecnología publicitaria de Twitter MoPub. El mismo estudio encontró que la aplicación de citas OkCupid “compartió datos muy personales sobre sexualidad, uso de drogas, opiniones políticas y más con la compañía de análisis Braze”.

‘Esa es nuestra información’

Estas fueron las ondas, que parecían fuera del control de los desarrolladores de una aplicación, que preocupaban a Silverberg. “Echamos un vistazo a todos nuestros socios”, dijo, “y quedó claro que si continuamos integrándonos con estas redes publicitarias, tendríamos que pedirles a nuestros clientes que den su consentimiento para compartir sus datos de todo tipo”. de empresas cuyas prácticas no sabíamos nada “.

Decidido a trabajar fuera de las redes de corredores de datos y publicidad de terceros, Silverberg creó un equipo de publicidad interno en 2018. Contrató a diseñadores que crearon una plataforma de publicidad personalizada para Scruff basada en React Native, una plataforma desarrollada por Facebook. Contrató a un equipo de ventas que lanzó directamente a las marcas. Encontraron interesados ​​que apreciaron el enfoque, dijo, y la aplicación ahora tiene más de 50 anunciantes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por SCRUFF Latino (@scrufflatino) el

Pero renunciar a las alianzas con corredores de datos trajo desafíos, como la pérdida de análisis potencialmente útiles. La alternativa es pagar por esos mismos servicios, pero eso puede ser costoso. Los usuarios de Scruff generan aproximadamente mil millones de “eventos” por día: clics, toques, pergaminos, mensajes y todo lo demás. Eso equivale a unos 500 GB de datos, lo que requiere un almacenamiento masivo y una poderosa capacidad de procesamiento para traducir esos datos en algo utilizable. Una compañía citó a Silverberg un precio de $ 30,000 por mes.

Entonces, tal como lo hizo con los anuncios, Silverberg se propuso crear una operación de análisis interna. “Escribimos nuestro propio código para recopilar los datos”, dijo. “Pero esa no fue la parte difícil. La parte difícil fue ingerir y analizar los datos”. Se dirigió a Amazon Web Services para almacenar los datos y a la plataforma Kinesis de la compañía para interrogarlos.

Silverberg dijo que ahorró dinero como resultado, al tiempo que permitió a los ingenieros de datos de Scruff trabajar con los datos en bruto de la aplicación de formas más potentes y personalizables, lo que arroja información sobre cómo los clientes usan la aplicación. Si no hubiera tomado el control, dijo, los problemas de privacidad habrían persistido.

“Todos los días tiene que entregarles una copia completa de todos sus datos de usuario, actualizaciones de perfil, marcas de tiempo, datos de uso”, dijo. “Y luego toman esos datos, los vuelven a empaquetar y los revenden. Esos son nuestros datos. No los tuyos”.

Fuente: Protocol
Traducción: Equipo GGM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cargando…

Conoce más lugares

Cargando…
Translate »